Davos y la transformación digital: ¿fábula, sueño de un futuro probable o realidad?

A propósito de la cumbre en Davos, uno de los temas de la agenda de este año en el World Economic Forum (WEF) es el futuro de internet. ¿Internet tiene el potencial suficiente para beneficiar a la raza humana? ¿La transformación digital es tal o sólo un buen cuento para irse a dormir más tranquilos y esperanzados? ¿Todos los cambios que experimentamos cotidianamente son lo suficientemente profundos como para pensar que el mundo ha cambiado a partir de las TIC, que la economía ya no volverá a ser la misma sin estos dispositivos y aplicativos? En definitiva: internet ¿fábula, sueño de un futuro probable o realidad? Cómo si tuviera que dar una respuesta rápida a mi pequeña hija, les diría que sí a las tres opciones (simultáneamente).

Que las tecnologías han introducido cambios, no es ninguna novedad. Ahora, la duda es cuán generalizadas y profundas son las transformaciones derivadas de una tecnología que tiene ya varias décadas de vida.

Si le peguntamos a las organizaciones globales, aparecen las respuestas más alentadoras. Un reporte reciente del WEF sostiene que internet no sólo ha cambiado la forma de vivir y trabajar, sino que también ha modificado para siempre la forma de producir y consumir.

“The internet is changing the way we live, work, produce and consume. With such extensive reach, digital technologies cannot help but disrupt many of our existing models of business and government.” (WEF, 2016)

El Foro de Davos ha construido una agenda con cinco puntos clave (acertados) a los que deberíamos prestar atención cuando planteamos la relación entre internet, desarrollo y sociedad: la gobernanza digital, el cyber-crimen, el acceso a la red de todos los seres humanos, el mejoramiento de la información disponible para una optimización de la toma de decisiones y la transformación digital de las industrias. Cinco puntos que sin duda son los grandes desafíos aún pendientes de resolver por los distintos actores involucrados: no sólo los gobiernos, sino también las empresas, el tercer sector y la población civil.

“As a society, we are entering uncharted territory – a new world in which governments, business leaders, the scientific community and citizens need to work together to define the paths that direct these technologies at improving the human condition and minimizing the risks”. Marc Benioff – “The digital transformation of industries” Panel (WEF, 2016)

Los empresarios globales insisten en que asistimos a una Cuarta Revolución Industrial de la mano de las tecnologías digitales. Los ejecutivos reunidos en Davos coincidieron en que se aproxima una nueva gran ola de innovaciones que profundizarán más aún la digitalización del comercio, la industria y la producción. En esta etapa (como en muchas otras encrucijadas que suele plantear la globalización) no habrá mucha opción o salidas alternativas como se venían planteando hasta ahora: no subirse al tren de la automatización y la digitalización tendrá drásticas consecuencias para todo tipo de compañías, advierten los expertos.
Este año el interés de muchos empresarios y gobiernos fue debatir en concreto cuáles son los desafíos del sector productivo ante un mundo que cada vez será más digital. En el panel “The digital transformation of industries“, se habló de siete tecnologías clave para responder a esta incógnita: el computing en su más amplio espectro, el célebre big data, la salud digital, las impresiones 3D, los sensores y la automatización digital, las cadenas de producción interconectadas y los artículos cotidianos conectados a internet (la vestimenta es la gran novedad).
davos3

Imagen: World Economic Forum (2016)

“From intelligent robots and self-driving cars to gene editing and 3D printing, dramatic technological change is happening at lightning speed all around us. The Fourth Industrial Revolution is being driven by a staggering range of new technologies that are blurring the boundaries between people, the internet and the physical world. It’s a convergence of the digital, physical and biological spheres. It’s a transformation in the way we live, work and relate to one another in the coming years, affecting entire industries and economies, and even challenging our notion of what it means to be human.” –Fulvia Montresor, Director, Head of Technology Pioneers for the World Economic Forum (WEF, 2016)

Como contraparte, hay que pensar en que millones de personas siguen aún sin acceso a la red, y ese es el gran desafío de quienes quieren impulsar una real digitalización de las sociedades. No es que quiera negar los beneficios que las TIC han desplegado en distintos niveles de la vida humana, sino que invito a tener una mirada que vaya más allá de las comodidades, los beneficios, los mercados y utilidades que posibilitan las tecnologías hoy, integrando los grandes y complejos desafíos aún pendientes.

Como alguna vez advirtió Dominique Wolton, la digitalización aumenta, cambian ciertas prácticas, pero los grandes problemas de la humanidad subsisten, con las guerras y sus muertos inocentes, el daño ambiental en crecimiento permanente, millones de pobres repartidos en todas las latitudes, corrupción latente y un sinfín de desigualdades más. ¿Qué ha aportado internet y sus maravillas para cambiar estos problemas de fondo? Si enfocamos la mirada hacia este rincón, pues los cambios de la “revolución digital” no han sido tan revolucionarios.

Igualmente, algunos avances se van notando: cifras reveladas el año pasado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) muestran que la penetración de internet a nivel global creció siete veces en los últimos quince años. La cobertura de internet móvil es la que más rápido se está propagando, menciona el informe: el 3G pasó del 45% de cobertura en 2011 al 69% en 2015.

Es innegable también el avance en sectores como el de la salud, donde la transformación digital “es dramática”, advirtió Bernard Tyson en Davos, pues ahorra preciados minutos y segundos que ayudan a salvar vidas (en serio): desde la atención temprana de urgencias médicas vía Twitter (una experiencia que lleva a cabo con gran éxito la Universidad Católica de Chile) hasta la nanomedicina que permite encontrar soluciones nunca antes vistas.

En sectores marginados de la economía formal, las TIC están aportando algunas soluciones interesantes. Un estudio reciente realizado en México, que coincide parcialmente con otros desarrollados en Barcelona, Londres y Madrid, analiza cómo los jóvenes emprendedores culturales encuentran en el arte, el diseño y la comunicación una salida no tradicional a los mercados que tienden a excluirlos o tomarlos en precarias condiciones. Los llamados trendsetter hábiles para combinar el capitalismo conectivo y la incertidumbre, se destacan por sus modos novedosos de desplazarse del consumo al acceso, de la realización de carreras a proyectos inestables.

Algunos especialistas inscriben este fenómeno en el marco de la irrupción de una “economía creativa”, que en Estados Unidos y Europa llega a contener al 25% o 30% de la fuerza laboral (García Canclini y Urteaga, 2012). La mutación es comparada con la que se vivió al pasar de una economía agrícola a una industrial, sobre la base de una transformación que algunos pensadores contemporáneos asocian a la inteligencia del conocimiento y la creatividad.

La otra cara de estos cambios repercute en la economía tradicional. Un ejemplo simple que lo he podido observar en mi contexto local, cotidiano. En San Luis, centro-oeste de la Argentina, las ventas navideñas no fueron las esperadas. Una amiga que trabajaba desde hace diez años en una de las cadenas líderes de venta de electrodomésticos con presencia en la capital de la Provincia se quedó sin trabajo este fin de año: la marca nacional en cuestión le ofreció un nuevo contrato que en su bolsillo repercutía drásticamente, significando hasta el 50% menos de lo que habitualmente ganaba con sus comisiones por ventas. El motivo: las ventas de la cadena se realizan en su mayoría por internet y la empresa necesita reconvertir su negocio reduciendo el personal de las tiendas físicas que en esta Navidad vendieron hasta un 30% menos que el año pasado, según pudo constatar personalmente en el balance temporario del local.

Tensiones como las que se plantearon en esta tienda de una ciudad de 200 mil habitantes, sumado a lo debatido hasta hoy en Davos, me hacen terminar esta reflexión con la sensación (y preocupación) de que en las próximas horas, meses, años la transición del sistema tradicional al digital, el tránsito hacia la digitalización plena de la economía y la producción se acelerará severamente dejando nuevos desplazados. Cueste lo que cueste.

 

Anuncios